Teleasistencia más que un botón

Como expertos en teleasistencia, sabemos que la salud y seguridad de los adultos en edad muy avanzada o de personas con discapacidades motoras, visuales, auditivas y estados seniles, son preocupación de la investigación y desarrollo realizada en centros establecidos en Alemania y Suiza. Allí, los profesionales de Bosch crean los nuevos productos para su tecnología de asistencia a distancia, mediante el uso de una línea móvil GSM, conexión IP a la red Internet y línea telefónica analógica. Estos productos reúnen todos los estándares de fabricación de Bosch y son distribuidos en más de 20 países; en Madrid, España esta tecnología está disponible en https://tecnovida.org.

Los terminales de tecnología Bosch diseñados para establecer comunicación mediante el uso de líneas analógicas, telefonía móvil GSM o una IP de la red Internet, son herramientas de comunicación directa con la teleasistencia o para realizar llamadas a cuidadores privados o familiares.

Estas soluciones tecnológicas ayudan a la atención profesional eficiente y oportuna de personas adultas de edad avanzada, discapacitadas, en estado senil o víctimas de accidentes. Posibilidad surgida luego de 30 años de investigación y desarrollo en tecnologías para asistir y proteger a personas que viven solas. La teleasistencia contribuye a la conservación de la autonomía e independencia en quienes hasta ayer, vivieron con pleno control y total seguridad su vida cotidiana.

A través del uso permanente de dispositivos de activación mediante pulsadores de botón, llevados colgados al cuello o puestos alrededor de la muñeca de su mano, el portador en momentos de emergencia establecerá una comunicación directa, con el centro de atención profesional de teleasistencia, cuidadores, familiares o con la comunidad donde vive; con estos últimos despejará situaciones de soledad, depresión o desahogar angustias y quebrantos de salud creados por percepciones de inseguridad.

Esta tecnología de asistencia profesional a distancia evita internar a personas discapacitadas, muy adultas, seniles o accidentadas en centros de atención especial, cuyos costos a veces son difíciles de sufragar por largo tiempo. Además de garantizar asistencia urgente, actúa como una agenda inteligente. Recuerda mediante la comunicación directa con el usuario: fechas importantes, citas médicas, horarios de medicinas, ejercicios, así como recordatorios sugeridos por los familiares y usuarios del servicio.

El único requisito exigido para contratar el servicio de asistencia profesional a distancia, es contar con la plena capacidad y habilidad para pulsar un botón; ya sea en el momento de presentarse una emergencia, o cuando surja la necesidad de comunicar algo importante a un familiar, la comunidad o su cuidador.